3 abr. 2015

VERDAD Y REALIDAD – CONÓCETE A TI MISMO-

            
Habíamos quedado ayer en el segundo escrito  sobre  Verdad y Realidad, en el paso fundamental que implicaba el conocerse a sí mismo. Recogido en la hermosa frase socrática nosce te ipsum , conócete a ti mismo
Inscrita  en la puerta del templo de Apolo en la isla de Delfos se halla  el pensamiento integro de esta poderosa invitación a un viaje dentro y hacia nosotros mismos:
Te advierto, quien quiera que fueres,
¡Oh! tú que deseas sondear los arcanos de la naturaleza,
que si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas,
tampoco podrás hallarlo fuera.
Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa,
¿cómo pretendes encontrar otras excelencias?
En ti se halla oculto el tesoro de los tesoros.
¡Oh! hombre, conócete a ti mismo y
conocerás al Universo y a los Dioses".

Es indispensable para entender el sentido y los alcances del Nosce te ipsum , es decir, de la clásica divisa “conócete a ti mismo”, recordar primero que para la mente helénica la filosofía, vale decir, el amor a la sabiduría, es más la aspiración a ésta, que el conocimiento en sí mismo, el cual se halla enigmáticamente oculto en las zonas profundas de nuestro propio ser. Lo decía ya Platón: “Todo lo que el hombre aprende está ya en él”, y lo reiteraba de un modo aún más elocuente su pupilo Aristóteles: “El alma es, de alguna manera, todas las cosas”. Pero no es fácil comprender y apresar la trascendental enseñanza griega, pues con  evidencia ha sido desvirtuada y rechazada cíclicamente a lo largo de la historia.
Goethe decía: “... El hombre es un ente oscuro. No sabe de dónde viene, ni a dónde va, es muy poco lo que conoce del mundo y menos aun lo que conoce de sí mismo....”.
 Nuestro gran ensayista Juan Nuño –dentro de la misma visión pesimista- veía con horror el conocerse a sí mismo. Con la habitual ironía que lo caracterizaba, decía ácidamente, devolviéndose contra su propio ser:   “cada vez que emprendo esa búsqueda no me gusta lo que encuentro”.

Así que “construirnos” como dice mi amiga cubana partiendo del conocimiento de nosotros mismo parece una tarea ímproba y de difícil acometimiento. No obstante si haber vamos es lo único con lo que contamos. Como lo aclara maravillosamente  uno de los siete sabios de Grecia: Bias
Amenazados por el ejército de Ciro, los ciudadanos de la región en que habitaba el sabio Bias, huían despavoridos cargados con todas sus riquezas.  Increpado por la multitud, que le preguntaba por qué caminaba tranquilo, portando tan solo la túnica que lo cubría, Bias les respondió:   OMNIA MECUM PORTO: todo lo que tengo lo llevo conmigo.
Ciertamente si no desnudarán y despojaran de todas nuestras pertenencias – que dicho de paso parece que así será- lo único con que contaremos es con lo que somos y lo que aprendimos, más nada.
Comencé ese incomodo viaje hace unos diez años. Lo primero con que me topé fue mierda. Toneladas de excremento que crecían a velocidad exponencial en la medida en que actuaba.  ¿Saben de dónde provenía?   De mi inconsciente con razón mis padres me gritaban siempre eres un inconsciente de mierda.
Es común en las sociedades más desarrolladas tener un psicoanalista como médico de cabecera. Ya que el paciente le cuesta hurgar motu proprio en su psique y llegar al “supuesto origen de sus males” el denostado y vilipendiado inconsciente.
Pero si es mierda lo que voy a encontrar en ese depósito para que tanto esfuerzo, parecieran cosas de un coprófago, o como decimos aquí y en cuba de manera más sabrosa: un come mierda.
Me decía a mis adentros y si en vez de entrar por la sentina lo hago por la claraboya principal, en este caso por el consciente – recuerdan el dibujo del iceberg del Dr. Muci- Mendoza , el picacho que se derrite y sobre sale en el mar, que apenas es una mínima porción  de lo que sumergido guarda los secretos y claves para la solución de nuestros males y no es sino , mierda . Eureka
Con eso me puedo enfrentar cara a cara soy yo visto desde afuera y qué queda afuera además de mí, la circunstancias, las cuales también debo tomar en cuenta para encontrar el grado de tensión o no entre todas estas fuerzas .
Allí comencé la prospección. Lo primero que encontré fue una gran inseguridad por no tener culminados grandes y pequeños proyectos- razones de vida -  Era un empresario pero mi título de geógrafo había quedado en el año 82 , sin concluir una materia terriblemente difícil , Climatología II – mucha gente nunca se graduó o graduaría por esa asignatura . Tomé el toro por los cachos , debía reinscribirme de 48 años en la Universidad Central de Venezuela ,compartiendo con carajitos de 21 años.Estudiar matemáticas , I , II , III , estadísticas I y II meteorología  I  y II y además Climatología I , me encerré en una cabaña en los andes a estudiar día y noche , presenté todos los trabajos habidos y por haber ,tenía frente a mí a una profesora que había sido la mejor estudiante de la facultad , compañera de clases otrora, la Dra. Eva Colotti, exigente pero justa y lo logré, la mayor nota fue 12 puntos sobre 20 y la obtuve yo. No imaginan el cambio que eso produjo en mí – todavía hoy cuando se los relato me emociono - .
Luego vino la tesis de grado, escogí a la Dra. Colotti y al geógrafo Andrés Eloy Blanco justamente de la unidad cientificista de la facultad  para una tesis economicista y de recursos humanos, obtuve la mención sobresaliente. Jamás en mi historial de estudiante pase de la más absoluta mediocridad. Posteriormente realice maestría en MBA , PAG  en el Instituto de Estudios de Administración IESA , era submarinista de gran experiencia sin licencia , la obtuve , navegaba sin ser patrón de barcos , y muchos tantos otros  cabos suelto por fin los até  
Empecé a mejorar pero no era suficiente y de eso Dios mediante  hablaremos en el  último paper  de Verdad y Realidad que espero publicar mañana: Amor propio y Amor amor


Juan David Porras Santana