14 abr. 2015

AMOR TERRENAL






Le corto la cabeza  al amor
para que no piense
El cuerpo del amor es instintivo
que como la serpiente
que fue decapitada , se contorsiona
Mi amada así eres tú
cuando sodomizada
tienes momentos de vida
tienes momentos de muerte

Entiendo en nosotros el pecado original
Dios no soportó el coito animal
en sus criaturas de azul celeste
Se encolerizó y echados de su reino
nos avergonzaríamos para siempre

Amada por ti insisto
Amada por ti resisto
Amada y su hijo te conoció
y de ti se enamoraría en secreto
No como yo  de ti
que te amo en las prodigas praderas
que te amo en los temidos pantanos
que te amo cuando no estás
que te amo cuando eres pura
que te amo  en la desvergüenza

Emprendí tu búsqueda
Cuando tu primera
me echó puños de tierra dura
Cuando la segunda
se burló de mi corazón romántico
Cuando la tercera
codició lo que no soy y no tengo
Aun así, te seguí buscando
Abismos de vértigo
Claroscuro de ambiguos sacramentos
Certeza de mi flecha
Confusión en el encuentro de los mares

Voltee y allí siempre estuviste
Siempre a la misma distancia
Como la anciana muerte
Te estreché con desgarro
Te privilegie frente a madre
Conquisté entonces
a la mujer que quería
para si una manzana
Que alguna vez comió
y quería volver a sentir
Lo que aquella vez vivió
La condena que Dios le dio
Desear con pasión para siempre

Juan David Porras Santana