15 abr. 2015

SOY TU PLACER, SOY TU DIOS




A  Sor Juana Inés de la Cruz


Te amo para amarte y no para ser amado,
puesto que nada me place tanto
como verte a ti feliz.  (Rancia mentira)
George Sand



La hoguera se podía ver
desde la estratosfera
Sentados muy juntos se perdían
El en ella,  ella en él
Él elucubraba las formas insólitas
para que ella se sumergiera en el placer
Nunca pensó en él, siempre ella primero
Eso a él le producía todo el placer

 ¿Acaso no es  amor total o
será una extraña forma de codicia?
Donde dando mi ego lo hago  coloso
Acaso dar en vez de recibir
Es una forma retorcida de ser mejor
de dominio sobre el otro ser

¡Qué centro de gravedad
has hecho de mí!
todo gira y lo controlo
desde mi ser para sí
Así será mi precaria existencia
que tengo que usar la tuya
para verme generoso
para justificar mi existencia
mi ser en sí

La hoguera alcanzó su clímax
Ardían y crepitaban los maderos
Tendidos quiso besar él a ella
Hacer del capullo que fuera flor
Ella lo apartó con ternura
Y mirándolo a  la luz de la flama
lo abofeteo  y él puso la otra mejilla
Ella le dijo ¿te crees Dios?
Sí , él ripostó, para eso existes
para que yo sienta que puedo
someter a tu voluntad
con eso es suficiente
para ser omnipresente
para ser omnipotente
para ser omnisciente
Eres como Sor Juan Inés de la Cruz
Tus orgasmos me hacen tan Dios
Como para ella había un hombre
que la excitaba en el envés de Dios

Juan David Porras Santana