20 abr. 2014

SIEMPRE LA REALIDAD SUPERA A LA IMAGINACIÓN




A Alejo Carpentier y Federico García Lorca
quienes al alimón, uno desde el Caribe otro desde España
me recordaron que hay que nadar en el mar y  arar en  la tierra

 El milagro es una inesperada alteración de la realidad
                        Alejo Carpentier

 El hecho poético no se puede controlar con nada
 Hay que aceptarlo como se acepta la lluvia de estrellas
                        Federico García Lorca



Ni en el más vívido y exaltado sueño
Vi una mar como aquella de mis once años
Como podían haber más azules
Que en mi caja de 144 crayones Eberhard Faber

De dónde provenía aquel jardín submarino
Donde las flores eran animales
y esos animales pequeñitos inmensas piedras
Por qué los peces no eran grises
como los de la multiplicación
Sino rojos , azules , amarillos con negro
Corrí y le dije: mami ,descubrí  un nuevo planeta
Ella se reía y me decía: así es el trópico todo es color

También a los 11 años fui divinamente violado
por la cocinera de la casa
mujer joven negra como el carbón
sentados en su cama me dijo:
al muchachito se le alebrestó el pajarito
Mi corazón era una locomotora descarrilada
sabía que ocurría algo oscuro pero delicioso
Me mostró su inmensa vagina morada y peluda
corrí despavorido para mi cuarto , no la recordaba así
Más chico jugando con mis amiguitas les metí el pajarito
en su nidito , que era  tierno y rosadito
éramos el doctor inyectando a su paciente
El poder de la realidad se hizo omnipresente
Al día siguiente la palomita se convirtió en un halcón
La negra Dominga gemía y me pedía que siguiera
con lo que en un minuto ya yo le había dado y ella a mí

Tal fue mi apego que  me botaron a mi negra
Pero así como existe lo real maravilloso
Coexiste con lo real atroz, aquí y allá
El primer rechazo, el segundo, la burla
La primera vez preso por llevar un afro
Las duras golpizas en la celda con los malandros
que me gritaban cuchita,  hojillas y chuzos en mano
Se supera pero deja huellas
Que iba a saber un imberbe de Nietzsche‎
y aquello de lo que no me mata me hace más fuerte

Ay por eso te quiero tanto realidad
Es un imposible un poeta
que viva absorto de la realidad
y pensar que es la opinión más difundida
la del quebradizo poeta ajeno al dolor
que inventa su propio sufrimiento de amor

La imaginación más poderosa
No puede inventar lo que no existe o va a existir
lo más es anticiparse , pronosticar
Ser el clarividente de los hechos
que intuye ocurrirán indefectiblemente

Esa es su “magia” es un médium
Entre el mundo real y el ideal
Entre lo inimaginable y la aplastante realidad
Entre el amor más puro y el más abyecto
Entre el agua pútrida y el manantial de aguas cristalinas
Entre la abominable violación y la entrega por amor
     

Pero es acaso un ejercicio distinto al de otro artista
La luz blanca y vertical de Reverón sobre su enramada
Los agrios acordes honestamente dodecafónicos  de Weber
El pincel esquizoide  de Van  Gogh y su mutilada oreja
La escultura multivisional de una misma realidad de Plensa

Poetas aquí estamos sumergidos en la realidad
Flotando en las nubes  de Dioses olvidados
Reptando sobre la refractaria arena blanca
Mostrando la realidad con un lenguaje fabulado
Ese es y será siempre nuestro sacramental oficio


           Juan David Porras Santana