11 abr. 2014

ESTOS INQUIETANTES DÍAS




..Ella se extiende en mi vida
Como un aire impregnado de sal,
Y en mi alma no saciada
Derrama el sabor de lo eterno…
         Charles Baudelaire


Vuelve rutilante la esperada inquietud
El presentimiento suplanta a la razón
El corazón coagula la sangre en su interior
La empuja oxigenada  por las arterias intrincadas
La yugular es tan erótica
porque late y se ensancha como una cobra
Los labios inflamados
son tan rojos como los geranios del amor

Su mar está a sus pies,
el mío tiene que escalar
Los dos son de orígenes distintos
que colisionan con ímpetu
Uno quiere que se entienda
que el amor está en la amplitud
El otro es por el contrario
es la expresión cálida
de un trópico interior
Es tan inquietante
vivir entre dos fuerzas
en su blancass crestas y sus vivos fondos

Dos mundos y desmesurados submundos
han hecho un acto de fe
Explorarse y asimilarse
desde diferencias abismales
Y de aproximaciones tan estrechas
que no pasa un haz de luz
Inquietante pero desafiante,
así es la aparición súbita del amor

Ambos saben
que de sus frustrados designios pasados
Pero ninguno se atreve a detener
a la locomotora desbocada
Que avanza sin patrón
¿Es qué acaso siempre se va a descarrilar?

Cada uno colocará durmientes
a lo largo de camino
para que llegue a su destino
Una estación donde los dos amantes
quieren perpetuar su amor.

Juan David Porras Santana