18 abr. 2014

CÉSAR VALLEJO EN SU COSMOGONÍA RELIGIOSA




               





Dos acontecimientos ocurridos esta semana, trajeron a mi memoria, dos poemas de los Heraldos Negros del gran  y universal poeta  peruano César Vallejo. Me refiero al maravilloso eclipse  de Luna Roja  y la Semana Santa.

Vallejos en su primera gran obra, toca los dos temas en sus poemas Deshojación Sagrada y El Poeta a su Amada. Nadie hasta su llegada había incorporado los temas de la religión cristiana como él lo hizo. A mi manera de ver partiendo del más adorable misticismo.

 He querido compartir estos poemas con mis compañeros de la red, en la seguridad, de los que ya los han leído se estremecerán  una vez más y los que no, jamás los olvidarán.





DESHOJACIÓN SAGRADA

Luna! Corona de una testa inmensa,
que te vas deshojando en sombras gualdas!
Roja corona de un Jesús que piensa
trágicamente dulce de esmeraldas!

Luna! Alocado corazón celeste
¿por qué bogas así, dentro la copa
llena de vino azul, hacia el oeste,
cual derrotada y dolorida popa?

Luna! Y a fuerza de volar en vano,
te holocaustas en ópalos dispersos:
tú eres talvez mi corazón gitano
que vaga en el azul llorando versos!...

César Vallejo


EL POETA A SU AMADA

Amada, en esta noche tú te has crucificado
sobre los dos maderos curvados de mi beso;
y tu pena me ha dicho que Jesús ha llorado,
y que hay un viernes santo más dulce que ese beso.

En esta noche clara que tanto me has mirado,
la Muerte ha estado alegre y ha cantado en su hueso.
En esta noche de setiembre se ha oficiado
mi segunda caída y el más humano beso.

Amada, moriremos los dos juntos, muy juntos;
se irá secando a pausas nuestra excelsa amargura;
y habrán tocado a sombra nuestros labios difuntos.

Y ya no habrá reproches en tus ojos benditos;
ni volveré a ofenderte. Y en una sepultura
los dos nos dormiremos, como dos hermanitos.

César Vallejo