17 abr. 2014

EN EL INSOMNIO ESTÁ LÚCIDO EL ESTRO







A José Antonio Ramos Sucre
con quien compartí post mortem,
el insomnio y la  soledad .
Gigante de la poesía universal
nacido en Cumaná,  Venezuela

“La soledad el único refugio
 acaso de los que parecen de otra época,
desconcertados con el progreso."
José Antonio Ramos Sucre

Fui diurno como el pecho amarillo de un turpial
Luego nocturno como los ojos de una golondrina 
Yo no tome la decisión 
Pienso que sucedió
por la metamorfosis del alma a la piel
la primera y única noche que hice el amor 

El ejercicio de la nocturnidad 
requería del insomnio fiel 
Y así fue, cada noche un ritual
que comenzó con la creación
y terminó con la autodestrucción 
un  suicidio que voy consumando 
tal como soy : lento , vívido  e inconstante 

La sensibilidad sensiblera
tempranamente me abandonó  
dando pasó a la artera consunción 
escribo con mi sangre 
y lloro con mis lágrimas
no pido que me den,
espeto el grito de un  Búho  
que sabe que la noche  proveerá 

El acto magnifico 
de la copulación entre palabras
Que confundidas
orgiásticamente se decantan 
Se aíslan hasta encontrar
su par que es uno nomás 
Cada palabra tiene su fantasma
allí radica la selección 
Es un exorcismo para extraer
de la palabra  su ser en sí 

Estás en soledad pero nunca solo
Te acompaña el mundo de los demás 
Ellos no imaginan cuánto los  amas 
En este ejercicio egoísta de ser sin estar 
Al fin y al cabo ¿no es el amor el estado 
donde sobran las palabras  que lo definen? 

Juan David Porras Santana