8 abr. 2014

PERMITEME COMPLACERTE SEÑOR


PERMITEME COMPLACERTE SEÑOR

¡Actúa en vez de suplicar.
Sacrifícate sin esperanza de gloria ni recompensa!
Si quieres conocer los milagros, hazlos tú antes.
Sólo así podrá cumplirse tu peculiar destino.

Ludwig van Beethoven


El primero que vio el universo
clamó a las estrellas por ti ¡oh Dios!
Nosotros queremos conocer
al artífice del universo

El musulmán cuando ora piensa
en las vírgenes y en el banquete infinito
Nosotros no diferenciamos
a los placeres espirituales de los paganos

El cristiano cuando reza piensa en el cielo
Nosotros creemos
que el cielo está en Córcega 

El ateo, si su hijo está muriendo
le pide a Dios misericordioso que lo salve
Nosotros somos la sombra
que protege a nuestros hijos

El sacerdote cuando tiene un niño
entre sus piernas da gracias por haber
escogido tu camino¡ Oh Dios bendito!
Nosotros soñamos
que nuestros niños sean siempre niños

El monje budista tiene
agobiantes  erecciones por la mañana
Nosotros queremos hacer el amor
en el alba, en la canícula,
en  el ocaso y en la cómplice noche

El elogio a la sodomía fue escrito
para muchos venerables Papas
Nosotros queremos que nuestros
Papas sean los hombres y mujeres
probos del vecindario y que de él no salga

Valores que desplacen  a ideologías
Espíritu, mente y cuerpo en sintonía
Ya basta de mesías, pasó su tiempo
sus guerras absurdas por su egolatría
Los más afortunados nos inspiran
y el límite es que sean destronados
cuando se conviertan en la voz
única y radical  de sus seguidores

Que los astros acompañen
las noches con nuestros amores
Que los milagros sean revelaciones
porque somos incesantes
exploradores de la verdad
Que  mis abusos contra mi mismo
no sean pecados sino enfermedades
y los terceros me ayuden a sanar 

Eyyy  aquí estamos recuerda:
cree en lo que te digo
hasta que no se haga
incuestionable realidad
Si lo permites volverás
a la temible religiosidad



Juan David Porras Santana