16 jul. 2015

LA INSPIRACIÓN DEL ESCRIBA






Contemplativo discurría el meridiano
Su exacta geometría dividía mi vida
A veces me hacía tormentoso
Otras el vertical Sol del mediodía

Había decidido desterrarme
caminado siempre hacia el horizone
¿Quién  soportaría caricias y agonías?
Entendí que para ser hay que enfatizar
Lo sugerido para la mayoría era anodino

Me gustó siempre más, dibujar al acto
que realizar los hechos que lo componían
Ellas respondieron con la aceptación
que hoy es mi cuerpo e inspira mi alma

Me hice escriba, demoré toda una vida
Hoy , no hay noche en que no clave
el más punzante verso en su pubis escarlata
Mañana sé que la bajaré ahíta de la cruz

Su manto de pasión es mi caverna
En ella oro mis poemas para ti , mujer
Nunca tuve fe, tú  me diste un credo
¡Mírame , acaricia y desgarra!
Que para eso te cree escriba amado

Juan David Porras Santana |