14 jul. 2015

HOY ME SUMERGÍ EN TI






Vengo a que me reveles sin palabras
desde tu piel y tus viscosas entrañas
la humanidad de tus desenfrenos
que presiento y ausculto en tu vientre

Trincheras obscuras dónde acechas
a la tez rosada del durazno carnal
Y tus tentáculos harán de él, lo espeso
Esa densidad de alma y convexos huesos

Placer que se confunde en la noche
de las madreselvas y curtidos olores
Sudores y  secreciones que  escandalizan
a los botones de rojas rosas hasta abrirlas

En tu locura me agrades, me desconoces
lo que hace que mi placer sea la diáspora
y tu pulso una estampida  de alazanes
que caen desde los riscos y la marea se apropia

Las órbitas de tus ojos muestran el musgo
Son los primeros brotes de los humedales
Te sello la boca con un beso de ciénaga
para que la satisfacción  lo inunde todo

Juan David Porras Santana