18 jul. 2015

EL FRENESÍ DE LA ROSA




  

El destino puede seguir dos camino
para causar nuestra ruina
rehusarnos el cumplimiento 
de nuestros deseos y cumplirlos plenamente.
Henry F. Amiel 

Asombro en el mundo perdido
Renuentes los amantes insisten
Han agotado el número de intentos
Sin alcanzar la plenitud de un contenido
que renuncia a las formas de todo orden

Exige el desafuero y la decadencia
Los cuerpos dan señales de lo corrompido
No es suficiente tratan de remontar
el imperio indómito de los sentidos
allí dónde las bestias desafían a la sangre

El deseo es un berberisco tan negro
que hace sombra a la luna roja
Se suceden impenitentes los coitos
Yacen sobre la hierba mutiladas figuras

Posesos los amantes luchan la hegemonía
Raíces profundizan, luchando por días
Noches de fragor desatan los estertores
que anuncian la perdida de los amantes
que rehusaron darse un beso de despedida

Juan David Porras Santana