17 mar. 2015

SERIAL KILLER


La vida es el tren que en su trayectoria circular
A veces descarrilado otras bu ta ca ta ca ta ca
Cumple con fervor llegar sin retraso
a las mismas estaciones.




Soy un móvil que describe una elíptica
Me confundo en la caravana de Beduinos
pero llevo en la frente la marca de Caín
Por eso mi única opción: hacerme poeta
Bueno o malo, digno o bastardo

Tuve que engendrar sílabas
no para aprender a leer
sino para articular versos
Que en un universo limitado
Miraban con horror
desde  el borde, el precipicio de la nada
y justamente en ese saliente fulguraban
las más preciadas palabras

Las que hoy arriesgo de muerte
socavo para hendir en tu pecho
el fino estilete de fina plata
que parta en dos  tu corazón

Nunca valorarías mi verbo
Sino lo antecediera mi coraje
Mi crueldad para el amor
Sería el mismo que repite
El acto consumado y hostigo
Con que te enamoras por vanidad

Quieres ser sacrílega
Que el hombre te invada
No como las huestes de Genghis Khan
Sino como la pleamar
de la empalagosa luna
que ocupa tú más recóndito lugar
entresijos dónde guardas
lúbricos secretos del arte de amar

al fin entiendo que vivir
es acecharte en cada estación
con la frialdad de un asesino serial

Juan David Porras Santana