22 mar. 2015

DEL POETA Y SU POESÍA



"Duermes, vencido por fantasmas
que tú mismo engendras,
y en tanto tú deliras,
otros besan o matan,
conocen otros labios,
penetran otros cuerpos
y de sus manos nace cada día
un mundo inagotable,
la piedra vive y se incorpora,
y todo, el polvo mismo, encarna
en una forma que respira."

Del Soliloquio de Medianoche
de  Octavio Paz

Diáfana  la droga ascendía
Unas ganas de todo me sedujeron
a tomar la vida por la pechera
Nadie se resistía a  mi poderío
simpatía , sensualidad , irresistible
anduve por las
calles idiotas de mi idolatría

Dormí en el día las pesadillas
que en  la vigilia esquivaba
Había regresado a aquellos
mis severos días, la desconfianza
de Julio César  era tan mía

Me repetí en el malabar
de aquellos labios de blanca
insensatez que siempre buscan
y jamás encontrarán  aun
en el Jardín de todas
las posibilidades  

Nada como el mediodía
Para despejar el ruido
de aquellas pretensiones
de aquel  pujado día
Dónde sentí que mi alondra
por fin se liberaría

Juan David Porras Santana