23 mar. 2015

EL OFICIO DE LA SENDA


Nunca olvidaré la Suite para Violoncelo
N° 3 de J. S Bach Transcrita para Laúd.
Era indomable en la guitarra
Se escuchaba en el fondo de la grabación
mi sufrimiento  hasta el Surmenage
Fui vencido por el amo del mastín
Que habita en mí ¡ Cuánto poder!
Nada había que decidir, nunca llegaría

Dorita tan perspicaz y mis padres
Me habían dado la gran oportunidad
Inteligentemente se dieron cuenta
Sin saberlo que necesitaba hacerme
independiente económicamente
Y me incorporé como vendedor
a la Editorial ,
una tentativa más de mi padre
Que pertenecía a la categoría
de supervivientes
Y mi nariz judía certeramente
Apuntó hacia lo que hoy 32 años
Después
es la Organización Jurisprudencia del Trabajo
La obra más importante de mi vida
El único legado que posiblemente dejaré
Mi padre es un hombre de otra estatura
Su obra Filosófica, Jurídica y Literaria
allende de los siglos por venir

En esta etapa de mi vida, comencé
A disfrutar de las holguras
“Del capitalismo salvaje “
He visto  comunismos devoradores
de hombres y derrochadores de fortunas
Trabajé , trabajé , creé , desarrollé
Me quemé las pestañas y hoy con mis 59
Puedo con limitaciones proteger a Dorita,
los míos y a los de otros tantos colaboradores

Por supuesto mi lado oscuro, en lo económico
tiene  luz por ahora, porque mi amada Venezuela
se desintegra, imagino- soy optimista –
para a la postre hacerse un mejor País
En los últimos 12 años he controlado
en lo esencial la bipolaridad y como ustedes
ya conocen he pasado por las verdes y maduras
Son tantas sobre todo las buenas
que no las vamos a nombrar
Sólo una y por qué no, dos
La poesía y la música
La primera avanzando a grandes pasos
La segunda lenta como una tarde de verano
Al final, si no muero en el intento
Habré tentativamente transitado
Lo que definió  Elbert Hubbard  sobre el arte
"El arte no es una cosa, sino un camino"
Suficiente para un  desahuciado
maníaco- depresivo dar en él algunos pasos

Juan David Porras Santana