16 mar. 2015

EL AMOR DEL CISNE NEGRO




Aves del mantra escurridizo
Venas aciagas que llevan el mal
Mi gangosa voz le reclama, a los
ignorantes, que la muerte es blanca

No hay sombras, ni inframundo
Un instante de elemental consciencia
Pálidos ramos de aromática sarrapia
dan el tono al aroma letal

Instinto  sí, no lo confundas
Responde tan rápido
como la temible mamba negra
te perseguirá y emponzoñará
de un ultravioleta te gangrenará
lo que la ciencia del hombre blanco
no podrá detener, sólo dejar avanzar

Éramos pares de cisnes blancos
Unidos hasta la muerte
Llegaste ave del Averno a probar
si era cierto nuestro amor eterno
Tenía razón cruento plumaje
Las hordas salvajes ejecutan
las últimas palabras
ciñéndose al pie de la letra
lo que ordena el Santo Oficio


Juan David Porras Santana