22 mar. 2015

EL DÍA QUE ME HICE POETA A FUERZA DE SOLEDAD



Suelen decir que el hombre que apetece soledad
tiene mucho de dios o de bestia
Mateo Alemán

A solicitud de una doña que gritaba
Yo  descubrí helada, a una doméstica
sobre la letrina dónde la pobre murió
Había interrumpido  su embarazo
de forma tan cruenta, que jamás olvidaré
un gancho de ropa en su útero , la desangró

Era un adolescente, no corrí, la doña
me dijo que me fuera que la policía no tardaba
en llegar y me harían preguntas, tenía 11 años
Quién sabe cuál sería su triste y realista historia
Yo no entendía muy bien.
Le conté a Dorita y como pudo me explicó
Nunca digas de esta agua no beberé

Los temibles vasos comunicantes
La sinapsis neuronal, hicieron lo suyo
Tengo 59 años de edad y ni un solo hijo
Para que más explicaciones
Hoy no es un día para redundar

El onanismo es el primer acto de literatura
Te acuestas con todas las mujeres del planeta
Y cuando te preguntan que si lo has hecho antes
In fraganti  tu boca balbucea
y tus ojos gritan con ninguna, mi amor
La circunstancia ganadora es: somos dos
La perdedora: venga mi amor y le enseño

Al consentido para hacerlo hombre
Le tocó la segunda: mámeme el sobaco
Y tendrá una verraca para que la cojas bien
Enamorada suya para siempre

Creo que por antonomasia me hice poeta
Sí, de los que la cantan al amor imposible
Al amor que si se llega a concretar
Me condenará a vivir siempre feliz
Y un poeta eso jamás se lo puede permitir

Juan David Porras Santana