13 ago. 2015

LA RULETA RUSA







Al genial director de cine Michael Cimino
quien me enseñó a los 23 años de edad
la importancia de la vida y la desdeñosa muerte

Alimenta tu fe y tus miedos se morirán de hambre.
Autor desconocido.


El cazador tiene en la mira al alce
El alce tiembla presiente la muerte
La belleza lo salva, el instinto un instante cesa

Hiede el Vietcom hay muertos insepultos
La vida sirve como bala de ruleta rusa
Es adrenaloide girar, girar y disparar
No importa si estas vivo o muerto,
Ya no eres humano
simple polvo de estrella,
por cierto lo más común de universo
no nos hemos dado cuenta
que Dios está vivo en una célula
y tú eres millones de dioses
eso sí es ser único

El cazador tiene en la mira al alce
El alce tiembla presiente la muerte
La belleza lo salva, el instinto un instante cesa

Soy ardiente juventud subo la cuesta
Grita la vecina me pide auxilio
Entro por la ventana del baño del servicio
Un charco de sangre sirve de lago de los cisnes
a un feto que se desprendió la humilde de su ser
con un barato gancho de ropa de colgar ropa

El cazador tiene en la mira al alce
El alce tiembla presiente la muerte
La belleza lo salva, el instinto un instante cesa

El hielo azul sangra, es una foca
Un hermoso oso polar la decapitó
Los oseznos retozan de felicidad
Madre mató para ellos con total frialdad

El cazador tiene en la mira al alce
El alce tiembla presiente la muerte
La belleza lo salva, el instinto un instante cesa

El teniente coronel John Henry Patterson
Mató a  los leones asesinos uno a uno
Luego de que éstos diezmaran a 35 de sus obreros
122 años después sigue funcionado la ruta ferroviaria
Kenia- Uganda  y su tren fantasma

Quien dijo que la vida es una línea recta
olvidó que la vida es la mayor extrañeza
del universo, es tan multifactorial y sentimental
que pienso más bien en una ruleta rusa
y en la maravilla de la belleza
que canta en mi cabeza la fe clarividente

El cazador tiene en la mira al alce
El alce tiembla presiente la muerte
La belleza lo salva, el instinto un instante cesa

Juan David Porras Santana