12 ago. 2015

EL JODEDOR DE OFICIO


                                                   


Como un mar, alrededor de la soleada isla de la vida,
la muerte canta noche y día su canción sin fin.
Rabindranath Tagore 



Ofrecí para hoy 12 de agosto de 2015, al cumplirse cinco años de la muerte de papá, un escrito que expresara de manera sucinta – si tal cosa es posible- su filosofía antropológica.  No suponía cuando hice el anuncio que en tal día como hoy, yo resucitaría más allá de la muerte que días antes traté de plasmar en mi último poema “EL PEOR HORROR” .

Lo Sobrenatural, el más allá, no pasan en mi consciencia de lo que se inventa el ser humano para  fines genuinos como el arte – Edgar Allan Poe- y otros condenables como las pseudoreligiones que explotan la soledad  y desesperanza humana con fines puramente económicos y abyectos.

El sábado me estaba muriendo de manera agónica y tan “sobrenatural” que sencillamente era la peor pesadilla continuada. La llamaría la muerte sin fin.
Dolores hasta en las pestañas , fiebre delirante y un vacío que no lograba su plenitud – descanso- porque aparecía en el fondo un recuadro blanco que se llenaba de líneas totalmente dislocadas , de colores en abstracto en repeticiones sin fin que me dejaron  sin lograr dormir hasta ayer 11 de los corrientes .

Ayer mi oncólogo, a quien acudí- había estado fuera en un congreso- cuando le relataba lo ocurrido se sonrío y me dijo, eso lo causé yo en cuanto a lo de las alucinaciones por el tipo de corticoide que te indiqué ,  en cuanto a los síntomas fisiológicos no te preocupes que tienes un nuevo linfoma por eso te llamé para comenzar ipso facto el tratamiento .

Nada como tocar pista. Ciertamente me repitió el Cáncer. De la operación realizada hace uno de meses por una molesta fístula anal , “floreció” una lesión bastante extraña hacia fuera del recto para asombro del cirujano cuando hizo la biopsia , el patólogo le comunicó que era un linfoma No Hodgkin , éstos deben llamarlo así porque aparecieron después del Hodgkin, y los No Hodgkin reinan por mayoría casi absoluta 
y no por monarquía, abolengo y estirpe como los Hodgkin , lo que me hace suponer que pertenezco al vulgo profano- al pueblo mesmo como decía nuestro olvidado comandante- .

El cirujano nunca lo había visto en esa zona. Esto me da un poco de distinción y categoría, en una región  algo comprometedora de la buena moral y costumbres pero no olviden que tiene su carga erótica.

Al oncólogo no le pareció  tan extraño- zapatero a tu zapato-  y me indicó una Inmunohistoquimica y un Pet scan, lo más avanzado en la fase diagnóstica del Cáncer. Los resultados se fueron con él, al mencionado congreso pero nos dejó – escribo nos: por mi adorada compañera de luchas María Belén, sus dos frentes de batalla la empresa y sus colaboradores y mis enfermedades, eso sí es desprendimiento –los requerimientos para la quimioterapia.

En definitiva les estoy alargando y complicando el cuento. Se unió el efecto secundario posible de las alucinaciones esteroides- buen título para una nueva especie del género de terror- con la contundente realidad del diagnóstico: además de la lesión anal , tenía otra en el cuello  y dos en la región digestiva de “resto estaba de maravilla ”

Así papá que hoy te robé unas líneas que te correspondían honoríficamente y tú me devolviste a cambio, uno de los días más hermosos de mi vida, dónde sentí volver a ser lo que siempre he sido y tanto me repetías: un jodedor de oficio.

Juan David Porras Santana