18 ago. 2015

DA CAPO AL TALISMÁN







Discurre mi corazón plácidamente
sobre las hojas gigantes de los lirios del agua
Ebrio de tanto verde
un ibis traza el escarlata en lo oscuro de mi mente
Sueño que los faisanes de las torres lorquianas
me entregan la coleta de la alternativa, alto sueño
desmesurado encuentro entre lo aprendido y olvidado

Soy un poeta que escribe entre apneas
Tomo la bocanada de aire y desciendo en las fosas
que cavernosas disciernen hasta el hambre de aire
Allí eclosiona la más antigua tortuga de occidente
Aquella que derrotó a Aquiles el de los pies ligeros

Me sé búho contemplador de la flagrante noche
Dónde soy un cazador feroz de los pies más alados
Vivo idolátricamente para ellos son tan extraños
como las aves del paraíso en las selvas de Nueva Guinea
Allí comenzó y terminará mi pasión deleitosa por las mujeres

Un extraño misterio encierra la manera en que su piel tensa
en el arco y las innumerables pliegues que el placer aviva
Cuan extraña mi cosmogonía que siempre ve en sus pies
la explicación de mi existencia y la última imagen de mi agonía

Juan David Porras Santana