6 ago. 2015

EL RAPTO SUBLIMINAL




Eres un depredador, mucha risa
Cavilando mi cara mutaba
Esta joven mujer me mostró
el lado oscuro de mi luna

Creí compartir degeneradamente que
la mujer pensaba y sentía igual a mí
¡Cuánta incuria,  indolencia total!
Como Viktor creé para mi insaciable ego
Llevándome por el medio, el principio
sobre el que se basa la moral universal
Lo primero es no hacer daño
Ni siquiera alcanzo la categoría de depredador
León , barracuda , tiburón blanco , escorpión
No pertenezco al orden de la naturaleza
Soy la criatura hecha de retazos sobrenaturales
que quiere ser reconocida por lo que no soy

Acaso esto es un estratégico mea culpa
No, es lo que soy, siempre fui  y seré
Soy un mago que olvidó sus polvos
y acudió a ese interregno del ciberespacio
Orgasmos  a veces más vívidos que los de Salomé
inducen a pensar que detrás de ellos
esplendido se agiganta el corazón
mentira es el gran abismo de la soledad

Lo único cierto en mí, es la poesía
En ella está mi amor hacia la mujer
En entera  permanencia y pertenencia
Sopla el viento, las aves levantan vuelo
Y gracias muchacha adorada
por estar más allá del bien y del mal
¿no imaginas? mataste al Hannibal Lecter
digital y rescataste al peregrino noble
que siempre habitó en él

Juan David Porras Santana