20 oct. 2014

LA TENTACIÓN DE TU DERRIÉRE





Los mulos carnosos anunciaban su redondez
La patada mortal de la cebra mató al león
Grupa irresistible para hacer de la vida vicio

Montar, nuestra primigenia forma coital
Y que sigue gustando tanto a las mujeres
La comodidad conformista del misionero
Ellas avanzan en su laberinto de placeres
Nosotros eyaculadores precoces
debemos esparcir nuestra barata esperma
Por todos los rincones del planeta
Mientras los costosos óvulos son sagradas células
Tratar el sexo con frivolidad
es nuestro mayor pecado

Despertemos de esa pesadilla de opio
Despertemos nuestros aletargados sentidos
El sexo es  la Rosa de Paracelso  desde sus cenizas
Se reconstituye con tu mente y la de ella

Pídele que se recueste boca abajo
Y guía tu mirada desde la planta de los pies
subiendo por las corvas y los muslos
detente , allí tu mente entra en la primera
curva que el Señor con empeño te insertó
¡Oh primitivo homínido!
 Aquí se quebrara tu voluntad
Se hará viscoso tu pensamiento
Turbios tu sentimientos
Porque de ese promontorio
Se amalgamarán todos tus oscuros deseos
Que no son más que  traspasar el umbral
De lo prohibido de la posesa
Que te hace su dueño y abre de par en par
las puertas  del santuario de Afrodita

Juan David Porras Santana