2 oct. 2014

LA DISTANCIA MÁS CORTA ENTRE DOS CUERPOS






d(A,B)==|AB−→−|=(b1−a1)2+(b2−a2)2+(b3−a3)−√(7−0)2+(2−2)2+(−1−0)−√=50
 A Elena Trejo, un llamado que no se perderá en el ciberespacio

Un click desató las fuerzas del universo
Parecían cosas del destino
Pero el destino no hila tan fino
Siempre  pensó que todo estaba escrito
Para que hacer algún esfuerzo
Fatalmente, inexorablemente al final
Ya lo sabía el supremo,  que sin sentido

Consultamos a una gitana y en una jeringonza
Nos dijo que las fuerzas del destino
Eran escritura sobre las cuales el libre albedrío
Tachaba y reescribía, volviendo la vida una suerte
De los bien nacidos y los mal nacidos

Todo lo antes dicho
se produjo en el mundo virtual
Mi mano todavía,
no había sentido su tibia y temblorosa mano 
Nos asumimos como lo bien nacidos
Los que están tan cerca que sus latidos son sincopas
Tan cerca pero no se anulan, se estrechan
pero no se asfixian.
Saben que no pueden ocupar
un mismo espacio en un mismo tiempo

Ella espera leer estas palabras
y yo las escribo como dictadas por ella 
Así es el futuro, expectante y viajero
Ella sueña conmigo y yo sueño con ella
La imaginación allí desatada
Será reescrita con tracción a sangre
Que la realidad configura y exacerba
Para hacer que nuestra distancia
Sea olor, feromonas
hibrido de pieles vivas
Pensamientos que viajan
a la velocidad de la luz
Besos tan lentos y viscosos
como una gota de miel

Ella sentirá hoy que alguien  la piensa
Él, que afortunado la descubrió
más allá de las infinitas formas y probabilidades
Y que el contenido de sus vida unidas
no es asunto del destino
Sino  la substancia de dos amores
que hacen exponencial sus posibilidades
de ser uno en miles de millones

Juan David Porras Santana