12 jul. 2014

LA SINESTESIA EXTREMA DE UNA VAGINA





Amor por qué tu calor es hoy gris
Pareciera que no es para mí
Dónde estará tu mente retorcida
A quién le dedicas tu poder y tu hedónica
A mí no necesitas decírmelo, lo sé
Hoy eres hechicería, brebajes, voluptuosidades
Cuando a ti me uní sabía que de ti no me separaría
Pero como toda gigantesca emoción no tiene timón
Y como una ninfómana tus entrañas nunca se consolarían

No hubo engaños solo una  adhesión más
Inclemente has llevado lo que no entiendes
Así naciste una fragua incesantemente encendida
Púber no podías detener
tus manos y los objetos penetrantes circundantes
Tus idas al campo eran orgasmos que parecían agonía
como los aullidos sempiternos a la luna 

Huiste de tu hogar sino todo lo devorarías
Luego tuviste el tuyo que insuficiente lo ampliarías
Experimentando opciones para escapar de la monotonía
Te dijeron desde enferma hasta la gran puta de Roma

Como una adicta trataron de internarte
No existían reclusorios para insaciables sexuales
Tampoco Ninfómanas Anónimas
Todo el mundo las conocía y de ellas abrevarían
Te recogía con amor y ninguna esperanza
Que fueras lo que fueras asombrosamente
Tu corazón era mío y tus ansias puta mitología.

Juan David Porras Santana