6 jul. 2014

LA HORA DEL DISLATE





Dicen que finjo o miento
Todo lo que escribo. No.
Yo simplemente siento
Con la imaginación.
No uso el corazón……
Fernando Pessoa

Dentro de ti
me quiero equivocar
No tener ningún plan,
errar a conciencia
Para entenderte mejor,
aprender a paladearte
Dios me castigaste
con la hiperconciencia
Ese estado dónde
ya todo se da por descontado

El inmenso colmillo de marfil,
en la gran biblioteca
Que no tiene más sentido
que atrapar un momento ido
cosificar sentires
que fueron truenos  y relámpagos
En mi retina el pasto verde, las acacias
y la embestida provocada
del gran elefante blanco

Quiero penetrarte
sin saber quién eres
Sin tratar de leer tu mente
En la medida que va entrando
te haces celaje
Me llenas de ansias, de aciertos, de yerros
Quiero sentír
que no tengo opciones
Que simplemente
debo seguir avante
Que en cada pliegue
mi carne se retuerce
Mi corazón de detiene
y de pronto despavorido
corre , corre
sin que nada lo persiga ,
sino su propio yo
que cede el paso
a la magnificente bestia
del hombre que primitivamente
pierde la conciencia

Quiero sentir
no imaginar que sienta
Como cuando abandonados,
la mar
Nos lleva sin pasaje de retorno
Boca arriba flotando viendo el arco
Que trazan las nubes
sobre la bóveda celeste

Que mi beso sea la chispa
del   gran incendio
Que nos consuma
sin pedir auxilio
recostados uno sobre otro
le echemos leña
Que no juguemos
porque inexorablemente
llegaran pletóricos  orgasmos
hasta que desconociéndonos
fijos tus  ojos en los míos
entrelacen nuestros abrazos
sobre los rescoldos
que piden brisa
para seguir ardiendo

Juan David Porras Santana