10 jun. 2014

PERSISTENCIA




Y el verbo se hizo sustantivo
La acción antecedió al pensamiento
Luego se hizo prejuicio y adjetivo

Cuelgan inmensas barbas antediluvianas
desde árboles milenarios , testigos mudos
de tú  primer yo y mi primer yo
no debieron parecerse  a nosotros
libres de culpas y ajenos
al peso de las civilizaciones
Aun así, hay un largo trecho
entre el ser y el yo
Y hoy, un abismo infranqueable
entre el yo y el ser

¿Realmente lo creamos para defendernos?
O Dios se confunde con el vocablo Ío
Alguien tenía que ser responsable de la consciencia
Alguien debía asumir el salto cuántico
y su posterior degradación
Un chivo expiatorio  nos exigía la historia
Quien mejor que un SER superior, metafísicamente
alejado de nuestra comprensión y alcance
A nuestra imagen y semejanza era yo, Ío, Dios
Que habilidad,
nuestra primera gran estrategia global
el verdadero pecado original
replicado por Judíos , Cristianos y Musulmanes
según la exigencias de las circunstancia y el poder

Pobre Cromañón, inocente
es barrido de la faz de la tierra
por el astuto YO del mundo
El Homo Sapiems y su Dios en ciernes
Las glaciaciones limpiaron de pecado al planeta
Y el hombre reinó,
El devenir pura y elemental consecuencia
Se tenía las tres  divinas personas:
YO, política y religión

Juan David Porras Santana