25 jun. 2014

ANDRÓMEDA, MI TELÚRICA Y CELESTE



                                 A Betty Ibhr

Un nopal ardiente me dice, aquí es
Somos una y todas las tierras 
No sigas dando tumbos
Tu eje pasa por mi centro
Describe un arco perfecto
Entre tu noúmeno y mi mito de las cavernas
Amplio camino que aun cuando espectral
nos revuelca
sobre las rojas arcillas del planeta

Temía que mi ardor me consumiera
Y no fuera avivado y aplacado por ti
Soy Andrómeda telúrica en el día
Y la constelación más definitiva de la noche
Por eso cuando naciste estaría entre tus sábanas
Y protegiendo desde el cosmos  los ardides
de tu incontenible imaginería

Soy la  Andrómeda de los Huastecas
Que a diferencia de la  griega
No gobierna a los hombres, los encamo
Mis artes, son la extenuación de las carnes
y los prolongados orgasmos libres de entropía
Mi belleza y poder está en el centro de mi ser
no como la de Peleas que nunca dejó la periferia

No te atrapa mi belleza, sino mi planta carnívora
Soy la devoradora sólo del gran falo sodomita
Y por el puedo esperar muchos milenios
Porque sé que mi espera será recompensada
Mis divinidades las debo
a nunca hacer conjeturas
Camino sobre rocas volcánicas,
no sobre agotadas areniscas
por eso dame duro hombre iconoclasta

Juan David Porras Santana