21 jun. 2014

LA DESESPERADA BÚSQUEDA DE APROBACIÓN



  El YO de todos es idéntico,su dominio depende de lo que lo dejes crecer

Yo soy lo que tú quieras
Mientras más tú más yo
Pero impenetrable mi ser
Se yergue sobre el mar azul
Ni sus tormentas, ni sus revelaciones
Lo alteran, lo asombran, lo acongojan

El perturbado yo, sigue a las manadas de Ñu
Para asegurarse que son tan torpes
como tú y como yo, ninguno se distinguirá
Sólo él, perseguidor implacable, asesino serial
El invisible, el misterio, el arcángel atroz

El dolor que me produce
la medusa  es quien soy
impávida lleva la muerte
sin la voluntad de Dios
no necesita de su aprobación

Mientras nosotros, la masa
Sostenemos la guerra del gran imperio
del l insaciable  megalodón , el Dios Aprobación
No hay que mirar al cielo está siempre contigo
No lo busques en las antiguas escrituras
No lo invoques, ni huyas de su reino
Eres tú, sí, sin espanto, sin asunción
Encriptado en tu mente, es un virus
Que construye como las hormigas  obreras
Y reina sobre el detritus que terminas siendo tú

El despiadado, el déspota, el malintencionado
Tu peor enemigo, el embaucador amigo,
el único, pero se hace legión
¿Quieres qué te de el arma de tu liberación?
Toma unas flores de camomila, haz una infusión
Duérmete y no pienses más, solamente a lo hecho pecho
Olvida tus hazañas, tus patrañas, amnesia total
Y verás que mañana  la costa lejana,
es tierra firme , el terrible imperio del YO
Y solo, en tu isla rodeado de aguas prístinas
Volverás a caminar derecho, elemental  como la sal
Pitecántropo  Erecto entonces volverás a reinar

Juan David Porras Santana