30 jun. 2014

ATRAPADOS EN LA CÁRCEL DEL UNIVERSO



Que importan las cosmogonías
Los otros mundos que vislumbramos
Si en el fondo de ti,
Sabes que estamos solos, inequívocamente 
Por qué entonces no ejercer la megalomanía
Como lo hace el Pran del penal de Tocorón
Los siete ricos de la nueva Persia
Que controlan la información, el poder
Con el que tejen su red invisible de patrañas
sobre las restantes almas del sórdido planeta
Megalomanía no para el mal sino para el ser

Por un momento detén todo
Piensa que espanto el cielo o el infierno
La inmortalidad del alma
Si todo lo tienes a la mano
Disponible, simplemente  renuncia
a los premios de la otra vida
por qué esperar para cobrar
por una promesa de un eterno bienestar
o por temor al castigo eterno que nunca llegará
mientras no decidas , todos tus día arderás
o peor aún morirás de abulia
por actos incompletos
por decisiones protoplasmáticas y
como una medusa flotaras
a favor de la corriente de turno
sin gobernabilidad suspendido
en un caldo espeso de tanto esperar

Ser humano que fatalidad
Nos supera el hermoso tigre de bengala
él sabe que orilla horadará,
Sin pensar en el más allá
Busca la perfección de la trascendencia
Escoge y es escogido por la selección natural
En cambio tú y yo creemos saber escoger
Porque lo hacemos con el corazón
Que es tan inútil
como una brújula en el polo norte
Al final somos víctimas del azar

Trascender no sólo
es tener la próxima generación
Es volar más alto
Sumergirse más profundo
Dar el beso que arranca otro beso exponencial
Escribir el verso non plus ultra
Dormir siete años
Alucinar otros siete años más
El límite: la supervivencia
Qué hermoso pertenecer a esa categoría 
¡ SUPERVIVIENTE!
Y luego simplemente incorporarse
De nuevo a la tierra
Como abono , como bacteria
Como hongo

¡ ESO ES VIVIR! 


Juan David Porras Santana