20 oct. 2013

PAUL GAUGUIN: EL ALMA DE LA CAYENA

                                                 Fatata Te Miti    (cerca del mar)

                                      
                                                   A Morla Morlísima, curadora de la red  

                       " Yo soy yo y mi circunstancia , sino la salvo a ella , no me salvo yo"
                                            José Ortega y Gasset

Su instrumento favorito no era el pincel, idolatraba su falo
La carne encendida del color primero la objetivaba en él,
luego quedaba literalmente estampada en la tela de su retina,

El trópico del Pacifico le mostró los colores intensos y a las Mahu,
A éstas las vio con inocencia y así las pintó, piernas fuetes y anchas espaldas
Pero su falo tenía un destino donde él perdía la inocencia, las púberes

Para el arte todo lo vivido se justifica , son los extravíos
que sin ellos Gauguin nunca hubiese existido,
hubiese languidecido como un impresionista que iba de la luz hacia el color

Hay hombres que nacen para avanzar con tracción a sangre,
que ven el rojo de la menstruación, no antes
Gauguin murió como un perro leproso
Pero vivió con la intensidad de su Fatata Te Miti


Juan David Porras Santana