10 oct. 2013

CARNÍVORO





Somos como enanos sobre los hombros de gigantes
para que podamos ver más cosa que ellos y más distantes
Bernardo de Chartres

Descendí de los gigantes
                                                  y volví a ver pocas cosas y muy cercanas
Regresé de las pulsiones a mis instintos
                                                                              para poder hacer poesía
Soy un depredador  que le sirve a la selección natural sin vacilaciones
Devoro palabras, las desgarro, trituro su tuétano  y por fin las asimilo

Cuánto me había perdido
                                                   al deambular sobre gigantes que todo lo idealizaban
No existe poeta que partiendo de un concepto  pueda  acceder  a lo que guardan las palabras
Para ello debe renunciar a la conciencia
                                      y dejar que se dispare la incesante cacería,
                                      la búsqueda de guarida, la copulación bruta, la satisfacción de necesidades

Ser primario, desnudo de cultura, de ínfulas,
                                                                                        reptar como la temible Yarará
Ser perseguidor y perseguido,
                                                   no es una metáfora, son las terribles fauces del tigre de bengala
¿Imágenes, para qué?,
                          si la realidad te expondrá a la barbarie, donde te defenderás  con garras y colmillos
                                                                                                                       hasta encontrar la palabra originaria,
                                                               tan cruda como la gacela que despresas , descuartizas y engulles ,
Para eso naciste poeta,
tu fin, encontrar cómo se originaron los verbos que te permiten la supervivencia  y la supremacía
                                                                                                                                                                                                                                                                                                            entre los vivos.


Juan David Porras Santana