27 dic. 2014

RENACIMIENTO EN LOS HUMEDALES





Fronda de lirios acuáticos florecen
Tu pubis se despide
de las marchitas amapolas
Todo es río,
vida unicelular y vívidos colores
Los olores se entremezclan y confunden
los olfatos de las fieras
Y  las abejas tienen nuevo polen

Abierta a la marisma
las aguas  se hacen salobres
Lamo tu sudor
que corre por tu entre pierna
Duros tus pezones
dicen lo que ocultan tus noes
Sibilina me manejas a tus anchas
Así aseguras el goce pleno
Que solo alcanzas cuando tu mente
te abandona y eres invadida
por los ocres  rupestres de Altamira

Tus ojos quedan en blanco
parece que se hubiesen ido
lo boca es una flor carnívora
que todo devora
la piel tensa
como el arco de mi flecha
modula en todas
las tonalidades cromáticas
Se expanden las caderas
eres ahora el horizonte inalcanzable
y mi arremetida  un Tsunami
que arrasa
con los vestigios de la ciudad prohibida
e inunda
las vastedad de tus carnales origenes

Regresan tus ojos a sus nidos
y vuelven a huir despavoridos
tiembla tu tierra y provoca
la más grande de las olas
en un ir y venir  que espesa tu boca
tu lengua insaciable todo lo repta
No hay asco, no hay memoria
No evocamos,
colonizo tus interminables praderas
Destruimos para salvarnos
Somos de nuevo Adán y Eva
Recién echados del Edén
Felices de poder sudar , sangrar  y soñar

Juan David Porras Santana