11 dic. 2014

EL IMPERIO DE LA VARIEDAD








“Me he dado cuenta que he encontrado
 algo tan importante como el sexo,
 el amor de un hombre.”

Frase del diario de una Ninfomanía


Todo era un escandalo
Gemidos, resortes vencidos
Respiraciones estruendosas
Perfectamente acopladas
en un  ritmo asíncopado

Largo silencio, mustias oraciones
Promesas vanas que se incumplirán
Nunca se sintió utilizada
Por el contrario para encontrar
al hombre había que agostar las carnes
demostrar la  vehemencia del sexo
como religión monoteísta
Y estar muy alerta como si navegara
por barlovento la costa del espanto
Mirar a las constelaciones alinear
Los astros y utilizar como nunca
su poderoso sexto sentido
La tierra firme era el sexo
El mar y sus aguas procelosas
el amor de un hombre que emergería

La variedad enamora, cautiva
Le hizo dependiente
El hombre emergió y le dio su amor
Lo sabía distinto y eso la entusiasmo
Como el beodo juró que más nunca bebería

En plena luna de miel no resistía
Dejar de mirar las braguetas prominentes
de los marinos cabríos y desafiantes del crucero
Uno a uno los arrastró por su insólito universo
Se mezclaban los olores, esperma, sangre y sexo
Cada esperma era individual cada sangre fenotipo
En el sexo, la individualidad la hacía reinar
En el amor marchitaba
su órgano desechable : el corazón

El viaje era tan largo
que no hubo más individualidad
Desesperada  se lanzó al mar
Para conocer el sexo de las medusas, delfines
Y lo más trascendente, era la mar o el mar

Juan David Porras Santana