23 nov. 2014

EL INSACIABLE HUECO NEGRO





Entre mi amor y yo han de levantarse
trescientas noches como trescientas paredes
y el mar será una magia entre nosotros……

Jorge Luis Borges


Largo cabos que incandescentes en su secreto
Arden en lo insurrecto de estos vientos
Resuello en el costillar de la distancia
Álgidos rastros  sobre extendida estancia

Las soledades son multiformes y estuosas
Mi vastedad supera a la del Cabo de Hornos
Domino el arte de la melancolía y el mirar perdido
De allí vienen mis palabras ya confitadas en versos
Que son para tu paladar sorbos de esquizofrenia
Y a ratos las sientes manifestaciones de un oráculo

El verde del mar que nos separa es una nata
Infranqueable  para un nadador que como yo
Cruza aguas cristalinas, abiertas e inabarcables
Tú como una cebra pata en tierra cadera expuesta
Prefieres  al macho que pelea a muerte por la hembra

Mi otro yo también te sabe vertiginosa
Que amas a las malangas y fobia hacia los corales
Soy tu gélido amor que se escondió en el septentrión
Consciente  de tu  insaciable hambre de carne
De la extenuación de los genitales y ardientes saturnales
Hembra me lleve de ti solamente la estrategia
Y deje a los otros sementales la táctica y la acción
Para tener la llave que abre y también cierra
el arcón de la vorágine de ese hueco negro insaciable

Juan David Porras Santana