31 ene. 2014

LA OBCECACIÓN FEMENINA




  Las mejores cartas de amor están escritas
  por los que no están enamorados

                     Santiago Rusiñol i Prats




 Cómo, si soy este vacío puedo consagrarme a tí

 Por qué si sabes de mis naufragios quieres hundirte por mí

 Será que los amores trágicos
  
son el estado de un coma inducido

 para que tú y yo quedemos

en animación suspendida. ¡Oh amor mío!



 Errante me conociste pero eres

  la mujer de las causas perdidas

  Insistes como las hienas

  porque quieres devorar mi pena

  Mujer emancipada de tu cotidianidad

   y de la zozobra colectiva.





  Cuando creo manipularte, Dios,

  ELLA me demuestra su habilidad

  Teje su telaraña con tanta frialdad,

 que ya es tarde cuando me doy cuenta

 a diferencia de la mortal viuda negra,

 no me engulle, me preserva..

 Quiere que sienta que  su protección

 es la leve mortaja

 que con amor tejió para los dos.



  Qué placer, qué morbosidad exquisita

  que como una niebla erótica gravita.

   Inmersos en un amor que tú gobiernas

   Mujer bendita, tú amas por los dos,

    mientras yo te acurruco.



             Juan David Porras Santana