28 sept. 2012

EL COLIBRÍ

                      Para Dora Pacheco Ospino


                     Un dardo  se clava en el crótalo de una cascabel
                     Su certeza es tal que sangra  hiel
                     Así es ella, cerbatana, vibrato y amor fiel
                    

                    La paleta de verdes, azules  y añiles esta en él
                    Los estira desde su entraña para fijarlos en el aire
                    El aire crece y se reduce con su inquieto aleteo
                    Para que estemos seguros de su camino etéreo


                    Lo miramos en aquel árbol y ya no está
                    Lo buscamos en las ramas: ahí, allá
                    Volteamos y una estela presagia que estuvo, 
                    ya no está
                    Mientras a su   cuerpo instantáneo lo atrapa
                    Un extraño pisapapeles de cuarzo inmóvil
                    Y a  su alma aquella cayena color pastel.


                   Juan David Porras Santana