28 may. 2016

ENDORFINAS EN LA FLORESTA










Trituro tus huesos
con frenesí de hiena
Desgarro carne, tejidos
y tus 21 gramos de alma
A Conciencia  consientes
la atroz orgía de sangre
Me quieres depredador,
te aburría mi mansedumbre

Fuiste dejando señales
inequívocas para alcanzarte
Las endorfinas poblaban
la atmósfera ¡Oh rotundo perfume!
De la vida que quiere
que tu vientre se expanda
tus caderas se ensanchen,
la pelvis sea madriguera

Mi corazón es taquicardia
que gratifica la persecución
La sangre golpea mis arterias
y se acumula en el falo
Mi cuello parece el de un búfalo
desbocado, sin manada
Te tengo en el espejismo de
mi deseo y agua se me hace la boca

Al fin te doy caza
¡ Ah cuánto placer al derribarte!
Me miras con miedo
y con ansias delirantes
Caliente tu aorta late
insaciables entre mis fauces
La última imagen:
una nube hecha de polvo y sangre

Juan David Porras Santana