2 feb. 2016

LA INTENSA LUZ DE LA SOBREVIVENCIA


Ayer recibí la llamada de mi oncólogo: Juan David estás curado, ya no hay nada maligno. Me embargó un sentimiento de gratitud  que abarcó a todos. Gracias por haber estado pendientes y expectantes
La buena energía de todos  me salvó una vez más , Dios sabré aprovechar sacándole el tuétano a la existencia , a  esta segunda oportunidad .
Su amigo

Juan David