12 sept. 2015

LAS HÚMEDAS TARDES DE LOS FAUNOS






Para las mujeres el mejor afrodisíaco son las palabras,
el punto g está en los oídos,
el que busque más abajo está perdiendo el tiempo.
Isabel Allende.


Despertar desde un rumor
es conocer la llamada del pecado
Del originario que se enciende en laberintos
hasta derramar la jalea real de los sentidos
Es el arte del susurro que se cuela por lo prohibido
Y subsume en aquello que no se piensa, está proscrito

Te he encendido allí donde nadie se ha detenido
Y de una tenue lumbre surge el voraz incendio
Porque la palabra es yesca que tu oído inflama
Tu mente multiplica en escandalosas escenas
Lúbrica te inundas y se sienten mis pisadas húmedas
Y de pronto todo es un charco de placeres y culpas

Vuelven las aguas a sus nacientes
Como cuando los chaparrones paran en seco
Y esa fragancia de tierra húmeda nos envuelve

Juan David Porras Santana