18 sept. 2013

SOBRE LOS HOMBROS DE UN GIGANTE




                                    Nuestro nada saber que es tan humano
                                                           El Añalejo

Hoy descanso en paz y no por muerto, sino porque al fin respiro
Estoy en las alturas sobre los hombros de un gigante

Tiene mil cabezas y en su memoria la historia de las civilizaciones
Microscópico e infinitesimal, me doy cuenta de mis pretensiones

Él, infatigable, adelanta su andar por la inmensa inercia de su mole
Por eso hoy descanso, sin él, sería una  partícula extraviada en el cosmos

Por fin puedo pensar, crear sin el tormento de lo que no puedo
Gigante me enseña que vivir no es una gracia, sino un deber

Una misión que produce placer cuando la asumes y tristeza  si la consumes
Abreva de mí todo lo que necesites para seguir, tú y yo somos masa crítica

Le pregunto cuál es el camino, me responde, no es uno, son todos
Mira en mí, hay aciertos, fracasos, yerros, omisiones,  imprudencias

Cada uno aporta, suma y resta,  todo importa para saber que no se nada
Esa es mi misión,cuando descubro tengo un hallazgo,y se abre otra puerta

 Juan David Porras santana