13 ago. 2013

UN HOMBRE SIN ALMA



No es la primera vez que escucho, eres un hombre sin alma
Seguramente no será la última y siempre tendrá resonancia en mí
A veces voy tan ajeno de mi circunstancia y pendiente de mi yo
Qué creo que realmente si alguna vez tuve alma, ésta se extinguió

Empiezo a darme cuenta de que mi comunicación es unidireccional
Qué mi mirada no encuentra a la de otro, o la esquiva ya antes de mirar
Qué reconcentrado en mí mismo, no me distrae el qué dirán

Asombrosamente creía que mi alma era mi singular distinción
Confundí durante tanto tiempo sensibilidad con aprehensión
Minusvalía que me impide con devoción  amar, entregarme
La enmascaro en un soliloquio tan elocuente que me lo creo yo

Dios podré seguir engañando a las almas puras que tentadas
Ven en mí, un enigmático y cautivador ser, que por no tener
Alma pareciera  tan frío como el universo y tan falto de amor.

Juan David Porras Santana