14 ago. 2013

EL CUERVO Y EL AZULEJO




Hoy amaneció el cuervo en mi ventana, era tan negro que lo vi azul
Como siempre había migrado para volver al lugar que le dio alas
Su mirada turbia guardaba toda mi vida, su memoria llegaba donde la mía, no

El sol estaba alto, los azulejos revoloteaban en una acacia tan florida, mi niñez
Estos pájaros son el pincel que reafirma la extraña primavera del cinturón tropical
No saben quién soy yo, eso me sosiega  y me estampa al paisaje haciéndome parte de él

El cuervo grazna, los azulejos se espantan y todo vuelve a su sombrío estado
Un extraño viento de un invierno polar esponja al cuervo y entristece al follaje
Mi ventana escudriña este microcosmo que condensa al mundo y sus fuerzas

Vuelvo a integrar a mi mente y mi cuerpo en lo que soy, un cuervo y un azulejo
A veces estoy  volando y trinando la vida está en mis alas, todo me inspira
De pronto empiezo a caer un eclipse total me ciega, es el cuervo en mis venas otra vez

Juan David Porras Santana