11 ago. 2013

EN EL JARDÍN DE PIEDRA Y LOS LARGOS SILENCIOS



                                                              A  Corina Vivanco

Me repito en este sitio como los judíos en el Muro de las Lamentaciones
Lo creé de niño para escapar de la vorágine de los colegios, es místico
Desde entonces todo lo vivido, es la consecuencia de su contemplación

El primer verbo aprendido y sólo hoy lo empiezo a entender
Me diferencio de los Chamanes porque no requiero silencio mental
Por el contrario todas las formas y contenidos se agolpan en mis sentidos idos

Lo que permite al magín corporizarse   en piedras graníticas y largos silencios
Así nacen mis versos, del caos, surge un orden que descifro con tanta facilidad
Que parece que fuera un dictado, cuando  sé  que me roba carne y sueños

Soy  un brujo que conjura espíritus buenos y malignos para sí mismo
A través de ellos descubrí, la gruta inconsciente, el valle de los 7 vientos,
El charco  de la lujuria, la garganta de las migas, la mar de las letras

Nunca he llevado a nadie y a todos he invitado, siento cerca que la hora llegó
Como siempre presentí es una mujer que me ronda, sabe cuando estoy allí
Y tiene el valor, y el amor para sembrar  siete hermosas rosas
En un jardín de piedras ancestrales   y un silencio que en ella tiene eco.

                                                         Juan David Porras Santana