20 ago. 2013

ISABELLA LA NIÑA DEL VIENTO



                                                                               Para Isabella, la luz

                                   Pende  del viento la bella durmiente
                                   Sueña lo que nosotros no volveremos a soñar
                                   Dibuja con su alma, el mundo que vendrá
                                   Por eso su sueño tenemos que resguardar

                                  Esta niña sabe tanto de nosotros que curiosidad
                                  Como una esponja absorbe todo durante el día
                                  Y en la noche mientras duerme, su Pegaso a volar

                                 Añoranza al verla en el profundo hipnotismo
                                 Qué en las sorpresivas experiencias captura 
                                 Exhorta a sus duendes que trae del más allá
                                 Para convertirlos en los juegos de su aventura

                                 Mañana un arsenal de preguntas nos hará
                                 Estupefactos contestaremos queriendo ser pares
                                 Por dentro se ríe, porque ella lo sabía ya.

                                                         Juan David Porras Santana