13 ago. 2013

EL POETA ES UN SER SIN ALMA, SÓLO PODRÁ AMAR UN IDEAL



 Nunca hubo tanto poder como cuando se creó la palabra
 Todo el devenir ya estaba inscrito en  cada letra, en cada modulación
 Trataron de conspirar todos los planetas, no pudieron con su pureza
 Lo dicho, lo escrito estaba encriptado en el alma del poeta

Tautológicamente los humanos  se repetían, no tenían un ideal
 Arribó a su mundo la poesía con las claves de lo que nunca se decía
 El poeta tuvo que desprenderse del  afán  humano por corporizar

 Su desapego de lo real era necesario, nunca podría amar
 Vendía su alma a la palabra, un ente ideal,  que le robaría lo carnal
 Lo olvidaba cuando frente a sus manos, esculpía la arcilla lasciva
 Su escultura se volatilizaba porque la palabra volvía a reinar

Este ser sin alma perseguiría siempre un ideal de belleza, de tristeza
De amor, de pecado que apenas tocaba tierra, le soltaba la mano
Oh gran iluso enamorado, cambiaste lo telúrico por un ideal  
  Inalcanzable y por lo mismo eterno

i                                                                                                                                                                                                       Juan David Porras Santana