21 abr. 2013

UNA VEZ NO BASTA



Diminuto el colibrí rasga el espeso telón azul del cielo pariano
Detenido en el momento cierto y ajeno a toda presencia, traza el verde
En mi mente aparece el Picasso de tus Roques transmutados desde los pies
Es inevitable, basta una vez para ser imborrable en el espíritu del otro

Pero una vez para la comunión no basta.
La boa constrictora está en celo
No me pude acercar la primera vez en Paria
Cumplido el círculo trascendente
Accedió a mi mano, para ella, una vez sí basta.

En esta costa, el mar y la montaña son una única esmeralda
Vivo en su entraña, nunca sé cuándo salgo del agua
En mi pensamiento, lo imaginario es real como en los sueños eróticos del alba
Eso no basta, tienes razón, sólo sirve para hacer poesía
Pero me despierto y en la cama está sudada la sábana blanca.

Juan David Porras Santana