27 dic. 2013

LO PRIMERO ES NO DAÑAR



Mi naturaleza me impedía entender causar daño
No estaba en mí
Sufría por la atroz crueldad infantil
Un auténtico niño por naturaleza, un pan de Dios
Otros nacían crueles por la misma naturaleza,
otros sus acólitos para sobrevivir
¡Oh infancia que extraña eres!
creo que te hemos edificado un Santuario

¿El miedo a la ira de Dios, la loable  empatía
 nos hizo unos mejores hombres?
Es un problema de minusvalía,
si eres un niño endeble que poder puedes ejercer
Pero la inteligencia irá haciendo su meticuloso trabajo
 Y un buen día dirás ¡Yo tengo el Poder!
Y con el sobreviene la capacidad de dañar,
arrastrando valores, principios y conciencia

Aquí estoy yo, el niño atropellado, vejado,
infringiendo daño, la mayoría de las veces inconsciente
Descubrí la perversidad que ya mis compañeros
de la infancia habían experimentado conmigo, es un juego irresistible
Necesita de víctima y victimario de un acuerdo tácito,
es que acaso ya no existía entre los cristianos, leones y la plebe corrompida

Juan David, el que escribe, el empresario  está haciendo daño
y no para vengarse del pasado ,
sino porque su inocencia se mantiene intacta ,
quiere sentir que agrada a todos ,
desconociendo el daño que deja en el camino ,
ilusionando e ilusionándose, enamorando y dejándose enamorar

Tendido en la playa donde la marea lo arrastro
hecho harapos el sol lo despertó  con una frase consabida :
lo primero es no dañar y recordó en su época dorada ,
soltero con bienes de fortuna se retiró a vivir como un pachá
y se dijo voy a ser un Play Boy , al final de una campaña frustrada  ,
reconociendo su fracaso en la orilla de la playa
libando una botella de Champaña Crystal ,
se dijo para Play Boy,  para eso no tengo corazón .

Juan David Porras Santana