21 dic. 2013

LA ISLA


                                     
Con sólo nombrar tus silabas
nos dispara a un aislado mundo
Cuando quiero huir de  la cotidianidad
apareces en mi mente, isla
Mi mente es un archipiélago
dónde cada isla mantiene su individualidad
Y a todas las agrupa un sentimiento de extraña hermandad

Quiero dormir en una tarde templada en isla que fragua
Dormir los sueños de arriba que anclan y al garete desafían
Sentir como se gestan
sus tropicales huracanes y tus sosegadas calmas

Isla donde los caníbales
tenían banquetes de horror y siestas de malangas 
Islas donde la mesa servida
con cocos, taro, agua fresca y coloridos pescados
Amplias caderas de mujeres
insaciables, complacientes y miradas extrapoladas
Los colores están en su superficie
y debajo en los arrecifes coralinos, en los crepúsculos que sangran



Del alba no te puedes escapar,
su luz entra hasta lo más hondo de tu alma
No necesitas de los sueños,
los tienes estando despierto y entran por todos los sentidos
Isla último recurso cuando todo parece perdido,
nos sentimos  como nuestros originarios padres ,
felices pero atentando contra el Paraíso

Juan David Porras Santana