6 dic. 2013

LA ARCILLA ROJA Y EL PAISAJE DE HUESOS




                                      A Jacqueline Cavada

Mis ojos un buen día descubrieron el color,
era el   oxidado hierro de las arcillas rojas del planeta
Desde ese día  todo lo tamizo
a través de los Bisontes  de las Cuevas de Altamira

No puede entender el arte sin ese salto dialéctico
Las vibraciones de la luz, la suspensión onírica
Decidí entonces  no perder de vista el paisaje
Descubrí  que la información está  en los intactos huesos

Arcilla y hueso son mis claves para el entendimiento
Un colibrí que no pareciera comprensible, es arcilla y hueso
¿Cómo puede ser, si es la expresión de lo variopinto y de lo alado?

De la misma manera que los extintos dinosaurios
son ahora las aves que sobre el lienzo azul lo  pincelan
comprensible evolución  como  sueño que será tu beso

Juan David Porras Santana