15 ene. 2015

NO SE DEBE VIVIR LA VIDA QUE NO SE PUEDE DEFENDER



 Con el permiso de mi YO , a mi ser en sí

El cobarde muere muchas veces.
 William Shakespeare

Tarde llegaste  otoño patriarcal
Mi comarca te abandonó
Huyó hacia el invierno más glacial
Sólo por cobarde quedé yo

Pensé que mi humanidad me permitiría renacer
con tu llegada dónde todo lo vivido se acaba
No hay manera de olvidar
En la medida que lo intentó crece más el recuerdo
Al punto que se transforma en mi esencia
¡Cobarde soy!
Soy lo que omití, lo que por terror dejé de hacer
Me veo redimido por futuros actos de extremo valor
Que solo me permiten seguir respirando este hedor

La primera acción nos determina
En el alma no hay cabida para los positivistas
Naces puro, accionas el miedo, huyes
y mueres cobarde con el mayor deshonor
No la del marcado por los valientes
Es la que tú tatuaste león cobarde
Creyendo que con palabras las borrarías
Obcecado por una segunda oportunidad
lo intentarás hasta mancillar tu carne, tu alma

León cobarde el epitafio de tu lápida dirá:
Trabajo incansable en mi resurrección
Seguro de comprobar que mi cobardía
mi fiel compañera , nunca me abandonará

Juan David Porras Santana