18 ene. 2015

CALZARTE ES UN PLACER





                                                       



Me afinco desde la rabadilla 
Y siento como se desliza  la vida 
Placer tras placer, hondo, hondo 
Empuje y contramarea, reflujos 
No hay intentos sino certeros dardos 

Te hicieron desde el arco relajado de tus pies 
Los pliegues se tornan concéntricos 
Y como los jardines colgantes
se desparraman tus dedos 
¿Por qué me produce una contracción en la ingle?
Verlos desnudos como los médanos blancos 
¿Por qué cuando te calzo siento que entro en ti?
¿Estaré enfermo  o simplemente mi deseo es helénico?
Grecia prefiguró la belleza femenina en el arco de tus pies 
Atávico hallazgo en mis genes
Mi bálano está rojo 
al constatar que las venas azules se quiebran
en el rosado porcelana de la planta de tus pies 

Penetro y tus dedos se abren como un Abanico de Venus 
Verlos me enciende el rostro y mi quilla hiende 
En el acuoso mundo de las mucosas  de Sodoma y Gomorra 
Tus pies son el remate de un tambor africano afinado en re 

Te calzo y descalzo una y otra vez 
Cuero y piel producen el sonido de un sórdido quejido 
Comenzamos otra vez  como si fuese la primera vez 
Despunta el alba te vistes
y te calzo amo el olor a naranjos en flor de tus pies 

Juan David Porras Santana